Podríamos decir que Have Bean es la culminación de una ilusión: construir el lugar que necesitábamos.

Antes de contaros cómo nació esta idea, quizás debáis conocernos un poco mejor:

K – Yo soy Kassandra.

C – Yo soy Carmen.

K – Yo soy Chef.

C – Yo soy médico.

K – Fui a Luxemburgo para ampliar horizontes culinarios, personales y con ganas de aventuras. 

C – Fui a Luxemburgo para comenzar mi especialidad en Neurología, lo cual sucedió muy cerca, en Saarbrücken (Alemania).

K – Pasé mucho tiempo trabajando, descubriendo nuevos idiomas, nuevas culturas, nuevas cocinas, estaba fascinada.

C – Pasé mucho tiempo trabajando, descubriendo nuevos idiomas, nuevas culturas, nuevos hospitales, estaba fascinada.

K y C – A penas nos veíamos.

K – Empecé a apreciar ese café de especialidad antes de entrar al trabajo los sábados.

C- Comencé a valorar esa copa de Gewürztraminer que nos tomábamos los viernes en Ratelach. 

K – O los domingos de Pinot gris en Remich a la orilla del Mosel.

C – Y los días libres en cualquier cafetería que hiciéramos nuestra.

K – Y las conversaciones con la gente maravillosa que nos encontramos en el camino, siempre acompañadas de abundante comida, bebida, risas y complicidad.

C – Sí… ahí comenzó Have Bean.

K – Gestándose a fuego lento en medio de la aventura.